Theme Layout

Boxed or Wide or Framed

Theme Translation

Display Featured Slider

yes

Featured Slider Styles

[Fullwidth]

Display Trending Posts

yes

Display Instagram Footer

yes

Dark or Light Style

No son como yo



Hace poco leí un post de un contacto de facebook, donde se quejaba de la escena del rock actual en la ciudad, argumentando que cada que hacía un comentario negativo sobre las nuevas generaciones, había gente que le respondía, que todos habían comenzado así, hasta él. Él comentó que en su día, encontrar bandas nuevas, de otros lugares implicaba navegar  desde una computadora con windows 98 a una conexión a Internet soberanamente lenta o recurrir a fanzines, que para ir a algún concierto de bandas locales tenían que rentarse locales o inclusive bodegas. Conseguir ropa era tener que modificar la tuya misma y si llegabas a encontrar de alguna banda posiblemente ni siquiera sería de tu talla. Así que no, esos jóvenes, no eran como él.



Eso me llevó a hacer una reflexión dentro del lolita, si bien ahora es fácil adquirir prendas de segunda en grupos de compra-venta de tu país, hace algunos años era inimaginable, me remonto hace 10 años, cuando conocí y me enamoré del lolita. Tenía entonces 13 años, una amiga goth escuchaba Malice Mizer de donde la gran mayoría de las ahora lolitas veteranas, conocimos a Mana-Sama. Cuando vi el video de beast of blood, me enamoré de la banda y de la estética de su guitarrista.

Comencé a buscar en Internet, desde las computadoras de la escuela, a guardar imágenes en mi fotolog. O inclusive mandándolas a mí misma por correo, yo quería vestir así, quería ser una lolita.

Pero claro, a los 13-14 años, en épocas donde facebook no era popular, las compras por Internet eran todo un enigma. Nunca pensé en poder adquirir una de esas prendas. ¿Entonces que quedaba por hacer? Modificar tus prendas, recurrir al handmade, usar los zapatos que llevabas al colegio en tus coordinados y en ocasiones hasta las medias.

La poca información que llegue a tener era de revistas como “Gótica”, “Conexión manga” y  “Grita”, al tiempo encontré Lolita in wonderland, por una de las revistas mencionadas anteriormente.

Ahora todo es más fácil: Tan sencillo como entrar a cualquier grupo dedicado a las ventas lolita e ir mirando el amplio catalogo de estilos, colores, tallas y hasta hay quien se da el lujo de solo hacer tratos con gente de su ciudad. Puedes recurrir a shopping service que te ayudan a comprar en taobao, bodyline, closet child y hasta directo de las tiendas japonesas. Inclusive si deseas alguna prenda en especifico, consultas directamente donde encontrar ese item.En México, hemos llegado al punto que hasta puedes hacer el pago en tu Oxxo (tienda de conveniencia) más cercano.

Si necesitas información, tienes páginas de comunidades, grupos de ayuda como “mentor lolita”.

Y ¿Qué es lo que pasa aun habiendo tantas facilidades? Pues que tenemos lolitas de corazón, chicas que siguen hablando de cuan difícil es vestir lolita, chicas que visten mal el lolita , que cuando quieres hacer alguna observación y/o dar algún consejo, no falta quien salga a decirte: “Todas comenzamos igual, hasta tú”.

Discúlpeme, pero no.

You Might Also Like

Follow @Bowsmagazine