Theme Layout

Boxed or Wide or Framed

Theme Translation

Display Featured Slider

yes

Featured Slider Styles

[Fullwidth]

Display Trending Posts

yes

Display Instagram Footer

yes

Dark or Light Style

Sex & the Lolita: Los pros y contras



Por Johana

¿Les ha sucedido que les ha gustado alguien, pero esa persona no te toma asunto por ser Lolita? A veces el lolita puede ser un plus para conocer a tu persona especial y otras un impedimento atroz.

A nivel personal ha sido más negativo que positivo. Mi pareja no tiene nada que ver con el estilo y lo encuentra demasiado tapado para su gusto. Su prenda más odiada: Los bloomers, los tilda de mata pasiones.

Por lo que he preguntado entre amigos, la gente fuera del mundillo freak no se siente atraída para nada por la estética del Lolita, lo encuentran pacato y poco sexy. Sin contar que la gente que ha calzado toda su vida en lo “normal” puede sentirse incomoda por ser observada al pasear con una llamativa Lolita.

Claro que, por otro lado, hay personas que lo relacionan con otro tipo de fantasías, como hablé en el artículo anterior, o que lo encuentran lo más lindo y femenino que hay. Sin embargo, todo tiene su lado positivo.

Los pros sexuales de usar lolita:

1) Pareces más inocente de lo que eres: Sí, lo sabemos. No estás ni cerca de ser la virginal quinceañera que aparentas. Tu pareja también lo sabe… ¡pero qué más da!

2) Puede hacer más sencillo el jugar: Por ejemplo, juegos de roles con tu pareja como disfraces, inventar que eres más joven, o que eres la esclava Isaura.

3) El potencial de los Bloomers: Protectores de virginidad en caso de mirones, pero también tienen un ángulo sexy que solo algunos aprecian. Unos bloomers de largo modesto acompañados de una lencería romántica o un corset pueden ser feroces. Pero cuidado, junto con un gran poder viene una gran responsabilidad.

***
Y para ustedes el lolita ha significado un “obstáculo” o un tema a la hora del acto?
Otra pregunta: Por qué estos temas no son tratados abiertamente en el Lolita?

You Might Also Like

Follow @Bowsmagazine