Theme Layout

Boxed or Wide or Framed

Theme Translation

Display Featured Slider

yes

Featured Slider Styles

[Fullwidth]

Display Trending Posts

yes

Display Instagram Footer

yes

Dark or Light Style

Handmade hoy: La búsqueda por la exclusividad.



Muchos conocemos la historia del lolita en nuestro país y a sus protagonistas: en su mayoría chicas con un sueño y mucho talento en sus manos. El handmade fue el aliado durante muchos años del movimiento lolita. Antes de que se masificara el dinero plástico y las compras por internet, que luego volvió esta búsqueda de prendas y nuevas coordinaciones a la creación de líneas indie de ropa lolita (conocidas ya son Chérie Cerise, The Sleeping Princess, Pirates and the Crown Rose, entre otras.)

Este fenómeno no sólo existe por la necesidad de una retribución económica para los handmakers (que en su mayoría son egresados de diseño de vestuario o carreras similares), sino porque probablemente tras el aumento de la demanda de ropa y el acceso a las compras por internet, las lolitas del siglo XXI buscaban algo más que hermosos prints y bellos diseños; comenzó a gestarse la búsqueda por la exclusividad.

Los primeros vestidos, blusas y faldas (y hasta los días de hoy en muchos casos) no eran sino réplicas de otras prendas provenientes de Japón, hechas con telas y colores similares: Los primeros días del Old School en nuestro país. Con el boom de las compras en Bodyline (y hoy quizás agregando a TaoBao)  hace ya unos 5 o 6 años, toda lolita podía obtener no sólo las prendas básicas, sino también prints interesantes y accesorios variados. La verdad es que el mercado de telas y materiales en Chile, en ese entonces, no era muy esperanzador (había que dedicar muchísimo tiempo buscando). Paradójicamente, las compras por internet no sólo ayudaron a las grandes tiendas japonesas, sino también a las handmakers, quienes pudieron acceder a telas de diversos colores y estampados que han permitido que hoy el handmade se transforme en un tema sobre la exclusividad y no sólo como una necesidad para seguir en el lolita o una fuente de ingresos para el hogar.

Yukiko, una lolita handmaker de la comunidad Quinto Jardín, explica: “Dentro del lolita, creo que la mayoría (en mayor o menor medida) llegaron porque era algo diferente, porque representaba su personalidad, su forma de ver la vida (…) y nadie piensa igual a la otra. Entonces, ser <<diferente>> en este estilo, que ya es particular y característico, se ha vuelto difícil porque el internet ha hecho a todas iguales. El handmade aparece entre todo eso, y da el toque de personalidad al individuo, lo hace ser diferente, y creo que con el handmade se puede representar la visión del lolita que cada una tiene”.

No es casual la existencia y el aumento de tutoriales en internet y revistas con moldes para que cada una pueda aprender a confeccionar sus prendas y mejorar las que ya tiene. Es la evolución del concepto que vio nacer al Lolita:  Hoy, el handmade más que la mera superviviencia en la moda, es la vía alternativa a los prints y modelos serializados.






You Might Also Like

Follow @Bowsmagazine