Theme Layout

Boxed or Wide or Framed

Theme Translation

Display Featured Slider

yes

Featured Slider Styles

[Fullwidth]

Display Trending Posts

yes

Display Instagram Footer

yes

Dark or Light Style

Gloria Copetillo: El camino de la ilustración



Por Dandy Mcbull en colaboración con Cattleya Vampanella

Querer ser ilustradora en Japón es como querer hacer pizzas en Italia. Es la cuna del manga y uno de los mayores países productores de animaciones. Para lograrlo hace falta talento, determinación y valor. Ese es el camino que escogió Gloria Copetillo, una lolita mexicana que hoy se abre paso en la escena japonesa.




Ya se van a cumplir dos años desde que Gloria Copetillo dejó Hermosillo, México, para vivir en Japón. Tiene 26 años y ha pasado la mitad de su vida dibujando el camino hacia su sueño: ser una ilustradora reconocida en Japón.

Siempre estuvo interesada en el arte. Cuando tenía 5, Gloria ya decía que sería una pintora. A los 13 años, el interés se volvió concreto: “descubrí al equipo de ilustradoras CLAMP y su trabajo me inspiro tanto que decidí desde ese momento que sería una ilustradora en Japón”, recuerda.

Entre las calles del área de Harajuku, en Tokio, se alza una telaraña de metal  sobre un edificio de tres pisos con escaleras externas. Los muros son cubiertos cada cierto tiempo con un nuevo color, graffiti o mural y la estructura de metal es pintada de diferentes colores.  Es el Design Festa Gallery, uno de los centros artísticos más populares en Shibuya. Allí, este año, Gloria realizó su primera exposición: “A Dream Called Lolita”.

Lograr la exposición requirió esfuerzo. Desde que llegó a Japón, Gloria se dedicó a investigar las galerías y los posibles lugares donde exponer su trabajo. Cuando encontró la indicada –una que estuviese en el centro de Harajuku-, comenzó a ahorrar para poder rentarla: “Al mismo tiempo practiqué todos los días para poder mejorar mi técnica y tener un nivel apropiado para presentar mi trabajo”, explica gloria. Todo sin siquiera dominar por completo el idioma japonés, uno de los mayores desafíos que aún tiene por vencer.

“El día de la inauguración tenía mucha ansiedad. Me levanté muy temprano, ya que vivo lejos de Harajuku, y llegue a instalarme yo sola. Cuando terminé de arreglar el lugar, la galería abrió y llegaron las primeras personas, ahí  fue cuando sentí una gran emoción y orgullo de haber dado el primer paso a mi sueño”. La exposición contaba de 32 ilustraciones expuestas en las paredes de un salón blanco al interior del Design Festa. No hay un conteo de cuántas personas asistieron, pero fue visitada por varias lolitas, entre ellas Ai Akizuki, quien la entrevistó para su canal en Youtube.  Hoy, ya planea su próxima exposición que durará 3 días.


-¿Cuáles son tus metas como ilustradora?-Ser una reconocida ilustradora lolita en Japón. Quiero colaborar con algunas marcas y revistas populares locales. Y por supuesto, lo más importante de todo, ser feliz haciendo lo que más amo.
-¿Solo te inspiras en el Lolita para ilustrar?Ciertamente el lolita es mi principal inspiración para los vestidos y diseños, pero muchas otras cosas me animan a pintar: los sentimientos del momento, la época y las pequeñas cosas de la vida diaria me inspiran a pintar.
-¿Por qué decidiste unir el Lolita y la ilustración?Mucho antes de conocer el lolita mis ilustraciones contenían lindas jóvenes con grandes vestidos, castillos, flores, épocas antiguas y demás.  Al conocer el Lolita, me di cuenta que era exactamente lo que siempre busque reflejar en mi arte, fue instantáneo.

La técnica que utiliza actualmente Gloria para sus ilustraciones son los marcadores Copic y trabaja en mejorar. Así lucha por su sueño Gloria Copetillo, con tranquilidad: Todas las tardes se sienta a pintar frente a la ventana en su hogar. Vive en los suburbios en Chiba, rodeada de naturaleza. Desde su ventana ve un campo de arroz, una escuela primaria, su jardín con árboles y, de noche, las luces de la ciudad al fondo.  Es que los parques y la naturaleza son sus sitios preferidos para relajarse e inspirarse.

No sale mucho porque se dedica a trabajar, pero en sus tiempos libres recorre lugares nuevos de Tokio junto a su esposo, visita cafeterías y sale con sus amigas: “Japón es un país donde puedes hacer amigos de todo el mundo, desde que vivo aquí he hecho amistades de tantas culturas diferentes que no recuerdo siempre todas”, explica Gloria.

 -¿Extrañas a tu familia y vivir en México? -Nunca fui una persona apegada a la familia o al país. Mis sueños siempre incluyeron irme de ahí y conocer el mundo mientras presento mi arte. No extraño vivir en México, solo extraño a algunas personas y costumbres, pero el mundo es muy grande y guarda muchas experiencias, aventuras y oportunidades como para privármelas por permanecer en el nido. 

You Might Also Like

Follow @Bowsmagazine