Theme Layout

Boxed or Wide or Framed

Theme Translation

Display Featured Slider

yes

Featured Slider Styles

[Fullwidth]

Display Trending Posts

yes

Display Instagram Footer

yes

Dark or Light Style

Empezar ayer, comenzar hoy



Empezar es difícil, empezar a escribir una nota, empezar la universidad y también empezar en el Lolita. Los últimos años, la forma en que se entra al Lolita ha cambiado muchísimo. Se ha simplificado. Las lolitas que ya tienen un buen tiempo en la escena, suelen contar cuánto les costaba tener sus primeras prendas, cuánto luchaban por coser su primer vestido y cómo buscaban la forma en obtener ese look que encontraban en aquellos viejos scans de la Gothic & Lolita Bible que rondaban por la internet.

Aprender a coser y hacer tu propia ropa era lo más común en el Lolita hace apróximadamente 10 años. Si no eran capaces de hacer un vestido completo, editaban uno vintage o se hacían accesorios y compraban a las primeras handmakers. Le daba un encanto al Lolita ese esfuerzo. Le entregaba a cada prenda un cariño especial, por el trabajo que había tomado alcanzarla. Hoy en día, por internet y por el estado de la economía, comprar al extranjero es mucho más fácil. Es común ver que la primera prenda de una niña es un ítem de Bodyline, Secret Shop, Tao-Bao o incluso Brand.

Los tiempos han cambiado, después de todo, no solo las compras por internet han crecido. Las mismas Lolitas que en un momento cosieron su primer vestido rudimentariamente han mejorado sus habilidades. Un trabajo hecho a mano ahora se venda a 100 dolares o más. Y muchas crecieron tanto que se convirtieron en marcas indie.

En las ciudades que cuentan con una tienda física, las recién llegadas pueden incluso armar su primera coord ahí. Un lujo eso de probarse una prenda antes de comprarla y no esperar meses a que llegue.

 De una u otra forma, tener tus ítems Lolita es mucho más fácil ahora. Quizás el único esfuerzo necesario hoy es ahorrar.

¿Cuál fue tu primer vestido?

You Might Also Like

Follow @Bowsmagazine